La hora G

marzo 3, 2009

Hoy por fin me atrevo a dar mi particular visión sobre la situación del Barça. No lo haré desde el desmesurado optimismo que apuntaba a Guardiola como el nuevo Ferguson cuando no se había disputado ni media temporada, ni tampoco partiendo de la teoría que apunta a una crisis. El Barça, como cualquier otro equipo, atraviesa un corto periodo donde las circunstancias, más psicológicas que físicas, le están pasando factura.

La necesidad inmediata de los blaugrana pasa ahora por que el Madrid no les dé caza. O lo que es lo mismo, ganar. La mayoría de triunfos de la era Guardiola se han producido a base de estética, con un juego brillante y eléctrico combinado con la superioridad individual hombre por hombre. Pero ganar también cansa, las piernas pesan y la fuerza psicológica pierde fuelle.

Guardiola busca soluciones. El aislamiento del vestuario con el exterior es vital, mientras que él debe librar con el acoso de los medios y el entorno. Sabe que reajustar a su equipo para volver a convertirlo en aquella máquina arrolladora es casi imposible. Los rivales tienen al Barça más estudiado que nunca. Los planteamientos que encuentre hasta final de temporada buscarán evitar la velocidad en la circulación y el multimarcaje a Messi. Ahora más que nunca debe surgir el Guardiola entrenador.

Aunque el técnico ya advirtió que el Barça plantea el partido en función del rival, lo cierto es que de ahora en adelante debe potenciar esta vertiente. Hasta a día de hoy, Guardiola ha ejercido con maestría el papel de psicólogo. Ahora toca el de entrenador. El que, ésta vez sí, le equipare al mismísimo Sir Alex Ferguson.

España versión 2.0

febrero 12, 2009

España demostró ante Inglaterra que mantiene su estado de gracia. El cambio de seleccionador ha obligado a cada jugador ha exprimirse el máximo para no perder el sitio. El ritmo impuesto contra los pross rayó lo supersónico, tanto en la circulación de balón como el constante intercambio de posiciones en ataque, que echó por los suelos el sistema defensivo de Capello. Se le suma a estos factores la creatividad de Xavi e Iniesta y la precisión en del mediocampo.

Cada partido es como una película y España tiene guionistas para cualquier género sin salirse del carácter que la identifica. Xavi e Iniesta, a poco que mantengan su nivel, tienen el puesto asegurado por delante de Silva. Senna, el guardián que permite la libertad ofensiva, ve amenazada su presencia en la figura de Busquets, mientras que Xabi Alonso mantendrá un pulso de titanes con Cesc Fàbregas y Arteta, si no se detiene su ascensión.

Villa y Torres son fijos arriba, mientras que Llorente ha escalado hasta el tercer puesto, por encima de Güiza. El delantero del Athletic participa más del juego, mientras que el ex del Mallorca es un jugador de rachas que depende exclusivamente del gol. En defensa, la progresión de Piqué asegura soluciones de sobra en la pareja de centrales. Sin embargo, de aquí hasta junio de 2010 es una incógnita cómo llegará Capdevila.

Inglaterra planteó un partido de alto voltaje a España, que respondió con la misma moneda. Los pross se encontraron con un conjunto que no sólo es capaz de crear peligro en largas posesiones, sinó que puede dar latigazos a base de contragolpes. Con la pérdida de la posesión, la presión de Villa y Torres es vital para no cargar todo el peso defensivo al mediocampo, con un sólo hombre de perfil recuperador (Senna). La máquina española, además, sentenció a balón parado. Más no se le puede pedir.

Del Bosque hereda los automatismos de Aragonés. Por delante, le queda ajustar el perfil de la Selección. Porque nombres en su lista, seguro que le sobran.

Efecto Redknapp y desafecto Juande

enero 28, 2009

El 19 de marzo de 2008 asistí a White Hart Lane para presenciar un Tottenham-Chelsea increíble que terminó 4-4. Ese fue el punto de partida de mi lado más supporter. Los Spurs me habían encandilado. Ya se sabe, el fútbol y el rascar todo es empezar. Esa tarde-noche Berbatov me ofreció una lección magistral de cómo jugar sin correr. Su presencia le daba sentido al ataque del Tottenham, un barrio que da cobijo a numerosos immigrantes y del que las galerías de arte están empezando a comprar suelo amén de su bajo coste.

Desde esa tarde-noche, los Spurs han vivido unos meses de trepidantes altibajos. Con la Carling Cup y la consecuente participación en la Copa UEFA en el bolsillo, el final de temporada fue más que discreto (11º). En verano, con dos meses y medio por delante, era el momento de partir de cero. El director deportivo, Damien Comolli, el hombre que había fichado a Juande, se puso manos a la obra para reforzar al Tottenham, siempre a instancias del manchego.

Primer error. Damien Comolli es un hombre que domina el fútbol europeo. Sin embargo, su afán por traer a grandes jugadores relegando las necesidades del equipo a un segundo plano le jugó una mala pasada. El derroche en millones de libras se tradujo el aterrizaje de Dos Santos, Bentley, Gomes, Pavlyuchenko, Campbell (cedido),  Modric y, sobre la bozina, por fin, fichó a un defensa, Corluka. La venta de Keane (desorbitada (25M€) y beneficiosa) y sobre todo la de Berbatov acabaron por hacer trastabillar la identidad del equipo. Los problemas se amontonaban. El nivel mostrado por el equipo en la pretemporada, incluida una goleada a la Roma, se vio quebrado al dar la Premier League su pistoletazo de salida. Los problemas en el vestuario con Juande y su segundo, Gustavo Poyet, derivaron en una situación insostenible.

Con un 1-4-4-2 demasiado rígido, variando al 1-4-4-1-1 para dar cabida a Modric, Juande nunca dio con la fórmula ideal. El único defensa fichado era Corluka, instalado en el lateral derecho. Los problemas en la salida de balón que generaba la pareja Dawson-Woodgate se prolongaban al doble pivote. Zokora y Jenas tenían como única vía el balón en profundidad para un Lennon que peleaba por la titularidad, o el juego directo. Bentley, enjaulado en la banda y sin apoyos por la inflexibilidad del sistema, estaba castrado de toda creatividad. Modric sólo podía actuar por la izquierda, donde pierde la mayor parte de sus facultades, o en la mediapunta, a cambio del sacrificio de un delantero. Su físico, tal y como ya auguró Wenger, no le permite ocupar eldoble pivote en la Premier. La escapatoria no era otra que la despedida fulminante de Juande, su cuerpo técnico, y Damien Comolli, como responsable del fracasado proyecto. Al presidente, Daniel Leavy, no le quedaba otra que sentar en el banquillo a un hombre con experiencia en Inglaterra y, además, dotarlo de plenos poderes. Un manager. El elegido fue Harry Redknapp.

Harry Redknapp

Cambio. Para sorpresa de pocos, el primer síntoma de la marcha de Juande (más que de la llegada de Harry) fue un cambio de actitud. El sistema y el once titular apenas variaron. Pero Harry supo ajustar los reglajes (y aún en está en ello) del 1-4-4-2. La evolución del equipo ha empezado por el aspecto defensivo. Quizá por eso y porque ya van dos partidos que se han perdido en los últimos minutos (WBA y Wigan) Redknapp sigue en busca de variantes, como el 1-4-1-4-1 fallido de Old Trafford, para cerrar cuanto antes los agujeros que ceden sus jugadores en tres cuartos de campo.

Modric, piedra angular. Las características del croata lo hacen perfecto para ocupar la posición más avanzada de un trivote en el que la presencia de dos centrocampistas por detrás le desahoguen del desgaste físico en tareas defensivas. Pero a Redknapp no se le pasa por la cabeza un cambio de sistema. El martes, ante el Stoke, Modric ocupó el doble pivote junto a un Zokora que se contuvo en ataque y no sufrió en defensa gracias a los constantes balones directos del rival. Veremos cúal es la apuesta del sábado, en el Reebok Stadium, ante el Bolton. De momento, la figura de Bentley se antoja importantísima. Su capacidad dinámica para ocupar más campo debe servir para apoyar a los medios.

Fichajes desconcertantes. Exceptuando el retorno de Defoe, un delantero que aporta características en ataque perdidas y por lo tanto renovadas a los Spurs, sorprende el multimillonario traspaso de Wilson Palacios y el también retorno de Chimbonda. La adquisición de un centrocampista era un reclamo a gritos, pero el alto precio pagado por el hondureño parece excesivo (19 millones de euros). En el caso del francés, cuya posición natural es la de lateral derecho, vuelve a White Hart Lane para codearse con Corluka, Hutton y Gunter. Sin embargo, no sería descartable que Corluka pasara a ocupar el cupo de centrales, una opción válida gracias a sus características físicas y mejor capacidad para sacar el balón con pases verticales. En cuanto a Cudicini, sólo debe concebirse como una alternativa para salir del paso.

Come on you Spurs!

El Inter, máximo favorito europeo

enero 23, 2009

No, no me he vuelto loco. Ni me he perdido todos los partidos del Barça. Pero esa es la conclusión que extraigo después de ver los partidos de cada uno de los aspirantes a levantar la ‘orejuda’ en Roma. Sí, también vi el repaso del Atalanta a los nerazzurri.
Voy a justificaros por qué veo al Inter como campeón continental.
Mourinho. El único ‘contra’ de su periplo en Londres fue precisamente no ganar la Champions. The Special One, el entrenador de los detalles, llegó a San Siro para repetir el Scudetto de Mancini, aunque a nadie se le escapa que Moratti lo fichó para lograr el éxito europeo. Desde su llegada a Italia, prensa y aficionados han arremetido contra el portugués por su actitud chulesca y el juego tosco del equipo. Pero lo cierto es que la adaptación de Mourinho al calcio ha sido instantánea. De la defensa por presión a partir de tres cuartos de campo con el Chelsea, el portugués ha prescindido de la intensidad para apostar por la acumulación de hombres. Ha retrasado las líneas, conocedor de que dejar espacios en Italia es uno de los pecados capitales, y ha rebajado la intensidad defensiva.
Además, Mou ha retocado ‘su’ 1-4-3-3, con tres hombres de corte defensivo en la medular y prescindiendo de extremos para meter a tres delanteros de área en lugar de Mancini y Quaresma, que están rindiendo por debajo de su nivel y no son el complemento perfecto de Ibrahimovic, el único intocable. Precisamente, Mourinho deja en manos del sueco las tareas de desequilibrio, de lo imprevisible. En definitiva, un Inter que en ataque se mueve por pegada y aprovecha cada vez más el balón parado.
Evolución de equipo y de juego. A Mou no le tiembla el pulso. Impone la unidad del vestuario por encima de cualquier cosa. Moratti, de momento, le deja campar a sus anchas. Fruto de ello, ahora empieza a dar resultados la ‘rehabilitación’ de Adriano. Parece que el portugués, tras meses trabajando en la sombra, ha encontrado la motivación del brasileño. Marcó en Coppa ante la Roma y el técnico cada vez le otorga más responsabilidad para desatascar partidos. Mou sabe calcular. Castigó al crack en su justo momento y ahora le está dosificando al máximo sus minutos de juego. Eso es sinónimo de reintegración en el vestuario nerazzurri. Mientras recupera al brasileño, el ex entrenador del Chelsea también se ocupa de explotar a Balottelli, un joven con unas condiciones físicas y técnicas fuera de lo común.
Entre tanto, los ataques siguen llegando de forma externa, y la mayoría hacia la figura de Mourinho, que ejerce con maestría su función de pararrayos. Qué os voy a contar sobre ello que ya no sepáis. La armonía en el vestuario es la base para que el juego del Inter evolucione.
El sorteo y Europa. La leyenda de la Champions nunca ha podido exhibir un mismo campeón de forma consecutiva. El Manchester United lucha esta temporada para quebrar la historia. Ferguson se ha topado de frente con Mourinho. Dos técnicos tan excelentes como distintos en su metodología. Mou es conocedor del obstáculo psicológico que para el vestuario del ManU significará superar eliminatoria y, no por casualidad, se filtró su viaje relámpago a Manchester hace unas semanas para ver en directo a los red devils. Mourinho sabe de sobras cómo juega el United, pero también es consciente de que la eliminatoria ya se ha empezado a disputar.
Estoy seguro de que el genio portugués está preparando algo especial para el doble choque contra los ingleses. A Mou le encanta jugar al despiste. Sigue trabajando a corto plazo para conquistar el Scudetto, pero tiene la vista puesta desde diciembre en la Champions y parte de su trabajo táctico y psicológico con su plantilla está pensado a largo plazo, concretamente en febrero. Será entonces cuando contemplaremos la evolución del Inter italiano al Inter europeo.

Editado: Tras la bronca a la plantilla revelada por el rotativo “La Repubblica”, Mourinho ha dejado fuera de la convocatoria a Mario Balotelli para el partido contra la Sampdoria. Se sospecha que el joven atacante es el autor de la filtración del rapapolvo del de Setúbal a sus jugadores tras la derrota en Bergamo ante el Atalanta (3-0).

La Fiorentina que viene

julio 7, 2008
Florencia vive alumbrada por su magia. Se palpa. Los broches medievales se extienden en el norte de la ciudad y se van difuminando a medida que vamos explorando las profundidades de la ciudad. El ambiente que se respira en las calles toscanas es insólito. Pese a tratarse de una gran ciudad, no se respira el estrés metropolitano. Sin duda, las secuelas medievales impregnaron de por vida la esfera.

En las entrañas de Florencia, en medio de una zona casi sin personalidad, aparece desconcertante el Artemio Franchi. No es un estadio mediático. La comparación con una fábrica es inevitable. Pero es que se han vivido tantas cosas ahí dentro que ni los aspectos tecnológicos tiran para construir uno nuevo. Es la casa de la Fiorentina, un club que las ha vivido de todos colores y que ahora toca con la yema de sus dedos uno de los momentos más álgidos de su historia.

Comentan en Florencia que el éxito tiene nombre y apellidos: Cesare Prandelli. El entrenador, un tipo carismático, que viste a la moda y con el que la comunidad viola se volcó cuando a mediados de temporada murió su mujer, es el principal valedor del proyecto. A base de una red de ojeadores de plenas garantías, la Fiorentina ha construido un equipo joven.

Este verano los faxes del club están trabajando de lo lindo. La directiva del club cree que es el momento de poner toda la carne en el asador y ha invertido- por el momento- 50 millones de euros. La pérdida de Ujfalusi se ha suplido con la incorporación de Vargas, un lateral zurdo pretendido por grandes europeos. Gilardino llega para reactivar su carrera y formar una dupla demoledora con Mutu. La culminación es la adquisición de la perla serbia Stevan Jovetic. El explosivo mediapunta es la gran apuesta viola. A nivel personal, siento especial debilidad por él. Ferguson llegó a hablar personalmente con el ex del Partizan. Pero la Fiorentina, una vez más, se adelantó al resto y convenció al club y al joven antes de finalizar la pasada campaña.

El perfil de la Fiorentina es atractivo. Prandelli quiere que su plantilla sea la que mejor fútbol practique en la Serie A. El camino trazado es sin duda el adecuado. Las críticas llegan en el mismo sentido que el Arsenal: al grupo le falta madurez. Sin embargo, lo cierto es que calidad hay de sobras con hombres como Kuzmanovic, Montolivo (otro por el que siento debilidad) o Frey, un portero seguro.

UEFA por la tarde

noviembre 29, 2007
Es frustrante querer abarcar tantos partidos cuando sólo dispones de dos televisores. Sin embargo, en la jornada de UEFA que hoy se ha disputado he preferido seguir de cerca tres partidos en concreto. La entretenida tarde empezaba con un Zenit – Nuremberg seductivo. La oferta de ver el al flamante campeón ruso en su andadura europea es irrechazable. Los alemanes sorprendieron con un planteamiento rígido. El bloque trabajó de lo lindo para anular al conjunto ruso, especialmente a un intermitente Arshavin.

El resultado de empate a dos quizá fue el más justo si valoramos las ocasiones que fallaron los de Dick Advocaat y el serio partido, excepto cinco minutos letales, del Nuremberg. Cinco minutos, entre el 75 y el 80, que sirvieron al Zenit para remontar el gol inicial del incombusible Charisteas con tantos Pogrebnyak e Ionov, el segundo con algo de suerte. Pero, a falta de seis minutos y en un error de marcaje en la zaga defensiva rusa, Benko empataba de cabeza en un gol que no se puede considerar fantasma, ya que el balón sobrepasó la línea de meta claramente. El resultado sitúa al Zenit segundo y favorece al Everton, que se consolida en el liderato.

El segundo plato no era menos atractivo. La contundente victoria del Hamburgo sobre el Rennes es todo un síntoma de recuperación alemana tras una temporada de penúrias. Ayer, los de Stevens hicieron gala de su tercer puesto en la Bundesliga. Lo más interesante fue ver a un Van der Vaart que pide a gritos dar el salto a un grande. No necesita participar en cada acción. Sólo un tinte de su categoría es suficiente para decantar un partido. Contra el Rennes, tras una buena recuperación de Olic, definió magistralmente al primer toque. Quien también muestra síntomas de crack emergente es Kompany. Olvidadas sus lesiones, el belga juega ahora en la medular. Su visión de juego y talento le avalan para hacerlo.

Finalmente, tocaba ver la victoria del Atlético. El único punto negativo de los colchoneros sigue siendo su defensa. Pese a dejar su portería a cero ante el Aberdeen, un conjunto sin demasiado punch, la zaga defensiva de los del Manzanares volvió a transmitir esa sensación de inseguridad. Quizá es el único aspecto que debe mejorar Aguirre en un equipo con unos registros goleadores de vértigo. Por lo que respecta al resto de la jornada, destaca la remontada de un Tottenham que aún tiene demasiados aspectos defensivos que mejorar y el tropiezo de un Bayern que no supo matar al Braga cuando debía y acabó empatando a un gol.

Final al sueño Europeo

noviembre 26, 2007
Riquelme apuntaba a estrella. Su rendimiento siempre ha ido ligado al hombre que dirige el equipo donde milita. Román es un incomprendido. Puede encantar o no, hasta el punto de sacar de quicio con su lentitud. Pero es genial. El ídolo boquense ama el balón. Pasa desapercibdo con su correr lento y farragoso y, a la que te descuidas, recibe entre líneas, levanta la cabeza y la pone, ahí, justo ahí, ni un centímetro más ni uno menos.

Sí es cierto que su paso por Europa podría haber sido más glorioso, ya que no ha saboreado ningún título en el Barça ni en el Villarreal. Sin embargo, ha escrito su nombre en la historia del submarino amarillo. Ese maldito penalti en las semifinales de la Champions frente al Arsenal significó un punto de inflexión. Y, mientras sus minutos con la camiseta de los de La Plana iban siendo cada vez más escasos, su aparición con la albiceleste se hacía más importante gracias a un oasis, a unos meses de gloria en su corto regreso a Boca Juniors.

Después llegó la Copa América, justo después de guiar a los xeneixes hacia lo más alto de la Libertadores. Brilló. Pero, como había sucedido un año atrás en Europa, se quedó a las puertas de la gloria. Brasil empleó la misma táctica que el Arsenal. Si en la semifinal europea fue Gilberto Silva quien no dio ni un centímetro de respiro al argentino, Mineiro se encargó de pararle a base de patadas en Venezuela.

Y, tras un irregular paso por Europa, Riquelme se despide. Regresa allá donde le quieren de verdad. No sin polémica después de un largo culebrón. Su última cita pasa por donde siempre: en la Bombonera.

La importancia de reconvertir

noviembre 6, 2007
No sólo en el fútbol, sino también en la vida, en ocasiones debemos improvisar frente a los problemas. Mayoritariamente, aquellos que improvisan mejor, no sin la alianza de la suerte, obtienen mejores resultados. Quizá esta capacidad, entre otros aspectos, distingue a un buen entrenador de un genio.

Hablemos de Alex Ferguson. El Manchester United, con la multimillonaria inversión este verano para reforzarse de medio campo hacia arriba, apostó por no fichar a ningún defensa. Tan sólo Hargreaves, que tampoco se caracteriza por sus labores destructivas, daba algo de aire fresco desde la medular a una intocable zaga defensiva. Así, con Carrick, Scholes, Hargreaves y Fletcher, Ferguson arrancaba la temporada con buenas alternativas en el doble pivote. Sin embargo, el técnico escocés nos ha sorprendido en las últimas semanas con la reconversión que ha ejercido sobre Anderson.

El brasileño llegó este verano a Old Trafford después de dos temporadas en el Oporto ocupando la posición de enganche. En el Do Dragao, el ex del Gremio de Porto Alegre desplegaba toda su creatividad en los últimos metros canalizando la mayor parte del juego ofensivo de su equipo. Pero en los red devils, empezando por un sistema que apuesta por los flancos y ensanchar el terreno de juego, los especialistas auguraban problemas para Anderson.

Tras superar su lesión y entrando cada vez más en juego, Ferguson lo ha situado en el doble pivote. El brasileño se ha adaptado a una velocidad de vértigo a su nueva posición. El sábado, ante medio mundo, demostró que también sabe jugar como organizador, sin contener el balón en sus botas y mover el equipo con velocidad. A su vez, en ningún momento rehuyó del choque e incluso tuvo alguna enganchada con Cesc.

Ferguson sabe de primera mano que el brasileño atesora más creatividad que el resto de centrocampistas del equipo y además da más salida de balón. Paralelamente, a pesar de su físico, Anderson está haciendo alarde de su capacidad defensiva con gran implicación. El entrenador escocés y Queiroz confían en que se amolde a la medular progresivamente.

Noche épica en Londres

octubre 1, 2007
Londres ha vivido estos últimos años una clara supremacía futbolística ejercida por Chelsea y Arsenal. Tanto blues como gunners son indudablemente dos de los equipos punteros de toda la isla británica. Pero más allá de la selecta franja elitista en la que habitan ambos clubes londinenses, en la sombra siguen viviendo los históricos, tratando de subir peldaños para equipararse a sus rivales ciudadanos. El que más acecha la hegemonía de Chelsea y Arsenal es, sin duda, el Tottenham Hotspur.

Ayer, en el tradicional partido del lunes de la jornada en la Premier, los Spurs recibían al Aston Villa. El partido tenía que servir a Martin Jol para convencer de que puede guiar al tercer equipo londinense por discordia a cotas más altas que un puesto europeo. Sin embargo, el inicio de temporada no ha sido el deseado por el club presidido por el multimillonario Daniel Levy. Las cantidades de dinero invertidas en traspasos estos dos últimos veranos asustan. Sin ir más lejos, los más de 20 millones de euros que pagaron por el chico maravilla del vecino Charlton, Darren Bent. Unas inversiones que deberían servir para acortar distancias con los dos grandes.

Pero el encuentro ante el Aston Villa, claro candidato a uno de los mejores de la temporada, rompió moldes. Jol, fiel a su 4-4-2, apostó por su once tipo, con el genio Berbatov en punta y el maestro Zokora ejerciendo el vital papel de motor. El delantero búlgaro no tardó en abrir el marcador gracias a un buen cabezazo. Todo encaminado en White Hart Lane. Y todo un partido por delante. Y es que un Aston Villa peleón, muy ordenado y que apenas comete errores tácticos, le dio la vuelta al marcador de forma contundente. Los Spurs siguen acusando la baja de Ledley King y la zaga defensiva fue ayer un auténtico coladero. Michael Dawson no supo encabezar su línea y así, a falta de media hora para el final, el Villa goleaba 1-4.

Sin embargo, el Tottenham sacó su orgullo. Primero, Chimbonda se encontró con un gol. Le siguió el penalti transformado por Keane y apenas quedaban fuerzas. Tiempo añadido y los de Jol ponían todo su corazón. Finalmente, el joven Kaboul aprovechó un rechace involuntario de un compañero en posición irreglamentaria para poner la igualada en el videomarcador. El empate supo a victoria. Y Martin Jol lo sabe. El nombre de Mourinho ya suena para sustituirlo, pero en Londres saben que el técnico holandés ha hecho crecer al Tottenham en todas sus virtudes. De un equipo de media tabla, los Spurs no bajan de zona UEFA. En gran parte, gracias al incansable trabajo del staff técnico con los jóvenes. Y el White Hart Lane quiere más, y con razón.

Money, money

septiembre 28, 2007
Antes que nada, saludos a todos. El post retoma su actividad después de un largo parón vacional. Vacaciones de las que ahora podrá disfrutar José Mourinho. Y es que, como no podía ser de otra manera, la noticia ha sacudido al fútbol europeo. Roman Abramovich se ha cansado de dar crédito al luso, cuya misión era conquistar la Copa de Europa. El magnate ruso considera que “su” equipo no va por la senda adecuada, así que la primera de las acciones al respecto ha sido destituir al técnico portugués.

El fin de la polémica relación Abramovich – Mourinho ha hecho nacer la más que fomentada teoría de que la empresa Chelsea está llegando a su fin. Ahora, Roman Abramovich debe contener como sea los cimientos de un club que ve peligrosamente acechado su derrumbamiento. Con Avram Grant, sin licencia para entrenar, en el banquillo, no parece que las aguas se hayan calmado en Stamford Bridge. Si bien suenan sustitutos de renombre mundial para suceder a Mourinho, sea quien sea el elegido deberá volver a unir a un vestuario separado en los bandos pro-Mourinho, liderado por Lampard, y el anti-Mourinho, con Shevchenko a la cabeza.

El Arsenal, la cara
Pocos días después, el Arsenal anunciaba un superávit multimillonario desde que abandonó Highbury para recalar en el Emirates Stadium. El traslado ha beneficiado económicamente a los Gunners, cuya propiedad ha sido tema de debate en los últimos meses.

El portal de internet Soccernet anunció la pasada semana que Wénger, una vez confirmada su renovación, tendría 70 millones de euros para fichar el próximo verano. Sin embargo, el vicepresidente David Dean advirtió que el club londinense “necesitaba una inversión extranjera para poder competir con el poder adquisitivo del Chelsea”.

Se rumorea que la empresa del magnate uzbekistanés Usmanov, llamada Red and White (colores del Arsenal), posee el 25% del club, mientras que el norteamericano Stan Kroenke tiene en sus manos el 12%. La directiva gunner se ve separada por los progresistas que apuestan por una inversión foránea y los más ortodoxos, que se apoyan en el buen balance económico para mantener la identidad inglesa del club del Emirates Stadium. En fin, demasiado dinero de por medio…