Archive for 28 septiembre 2007

Money, money

septiembre 28, 2007
Antes que nada, saludos a todos. El post retoma su actividad después de un largo parón vacional. Vacaciones de las que ahora podrá disfrutar José Mourinho. Y es que, como no podía ser de otra manera, la noticia ha sacudido al fútbol europeo. Roman Abramovich se ha cansado de dar crédito al luso, cuya misión era conquistar la Copa de Europa. El magnate ruso considera que “su” equipo no va por la senda adecuada, así que la primera de las acciones al respecto ha sido destituir al técnico portugués.

El fin de la polémica relación Abramovich – Mourinho ha hecho nacer la más que fomentada teoría de que la empresa Chelsea está llegando a su fin. Ahora, Roman Abramovich debe contener como sea los cimientos de un club que ve peligrosamente acechado su derrumbamiento. Con Avram Grant, sin licencia para entrenar, en el banquillo, no parece que las aguas se hayan calmado en Stamford Bridge. Si bien suenan sustitutos de renombre mundial para suceder a Mourinho, sea quien sea el elegido deberá volver a unir a un vestuario separado en los bandos pro-Mourinho, liderado por Lampard, y el anti-Mourinho, con Shevchenko a la cabeza.

El Arsenal, la cara
Pocos días después, el Arsenal anunciaba un superávit multimillonario desde que abandonó Highbury para recalar en el Emirates Stadium. El traslado ha beneficiado económicamente a los Gunners, cuya propiedad ha sido tema de debate en los últimos meses.

El portal de internet Soccernet anunció la pasada semana que Wénger, una vez confirmada su renovación, tendría 70 millones de euros para fichar el próximo verano. Sin embargo, el vicepresidente David Dean advirtió que el club londinense “necesitaba una inversión extranjera para poder competir con el poder adquisitivo del Chelsea”.

Se rumorea que la empresa del magnate uzbekistanés Usmanov, llamada Red and White (colores del Arsenal), posee el 25% del club, mientras que el norteamericano Stan Kroenke tiene en sus manos el 12%. La directiva gunner se ve separada por los progresistas que apuestan por una inversión foránea y los más ortodoxos, que se apoyan en el buen balance económico para mantener la identidad inglesa del club del Emirates Stadium. En fin, demasiado dinero de por medio…