Archive for 29 noviembre 2007

UEFA por la tarde

noviembre 29, 2007
Es frustrante querer abarcar tantos partidos cuando sólo dispones de dos televisores. Sin embargo, en la jornada de UEFA que hoy se ha disputado he preferido seguir de cerca tres partidos en concreto. La entretenida tarde empezaba con un Zenit – Nuremberg seductivo. La oferta de ver el al flamante campeón ruso en su andadura europea es irrechazable. Los alemanes sorprendieron con un planteamiento rígido. El bloque trabajó de lo lindo para anular al conjunto ruso, especialmente a un intermitente Arshavin.

El resultado de empate a dos quizá fue el más justo si valoramos las ocasiones que fallaron los de Dick Advocaat y el serio partido, excepto cinco minutos letales, del Nuremberg. Cinco minutos, entre el 75 y el 80, que sirvieron al Zenit para remontar el gol inicial del incombusible Charisteas con tantos Pogrebnyak e Ionov, el segundo con algo de suerte. Pero, a falta de seis minutos y en un error de marcaje en la zaga defensiva rusa, Benko empataba de cabeza en un gol que no se puede considerar fantasma, ya que el balón sobrepasó la línea de meta claramente. El resultado sitúa al Zenit segundo y favorece al Everton, que se consolida en el liderato.

El segundo plato no era menos atractivo. La contundente victoria del Hamburgo sobre el Rennes es todo un síntoma de recuperación alemana tras una temporada de penúrias. Ayer, los de Stevens hicieron gala de su tercer puesto en la Bundesliga. Lo más interesante fue ver a un Van der Vaart que pide a gritos dar el salto a un grande. No necesita participar en cada acción. Sólo un tinte de su categoría es suficiente para decantar un partido. Contra el Rennes, tras una buena recuperación de Olic, definió magistralmente al primer toque. Quien también muestra síntomas de crack emergente es Kompany. Olvidadas sus lesiones, el belga juega ahora en la medular. Su visión de juego y talento le avalan para hacerlo.

Finalmente, tocaba ver la victoria del Atlético. El único punto negativo de los colchoneros sigue siendo su defensa. Pese a dejar su portería a cero ante el Aberdeen, un conjunto sin demasiado punch, la zaga defensiva de los del Manzanares volvió a transmitir esa sensación de inseguridad. Quizá es el único aspecto que debe mejorar Aguirre en un equipo con unos registros goleadores de vértigo. Por lo que respecta al resto de la jornada, destaca la remontada de un Tottenham que aún tiene demasiados aspectos defensivos que mejorar y el tropiezo de un Bayern que no supo matar al Braga cuando debía y acabó empatando a un gol.

Anuncios

Final al sueño Europeo

noviembre 26, 2007
Riquelme apuntaba a estrella. Su rendimiento siempre ha ido ligado al hombre que dirige el equipo donde milita. Román es un incomprendido. Puede encantar o no, hasta el punto de sacar de quicio con su lentitud. Pero es genial. El ídolo boquense ama el balón. Pasa desapercibdo con su correr lento y farragoso y, a la que te descuidas, recibe entre líneas, levanta la cabeza y la pone, ahí, justo ahí, ni un centímetro más ni uno menos.

Sí es cierto que su paso por Europa podría haber sido más glorioso, ya que no ha saboreado ningún título en el Barça ni en el Villarreal. Sin embargo, ha escrito su nombre en la historia del submarino amarillo. Ese maldito penalti en las semifinales de la Champions frente al Arsenal significó un punto de inflexión. Y, mientras sus minutos con la camiseta de los de La Plana iban siendo cada vez más escasos, su aparición con la albiceleste se hacía más importante gracias a un oasis, a unos meses de gloria en su corto regreso a Boca Juniors.

Después llegó la Copa América, justo después de guiar a los xeneixes hacia lo más alto de la Libertadores. Brilló. Pero, como había sucedido un año atrás en Europa, se quedó a las puertas de la gloria. Brasil empleó la misma táctica que el Arsenal. Si en la semifinal europea fue Gilberto Silva quien no dio ni un centímetro de respiro al argentino, Mineiro se encargó de pararle a base de patadas en Venezuela.

Y, tras un irregular paso por Europa, Riquelme se despide. Regresa allá donde le quieren de verdad. No sin polémica después de un largo culebrón. Su última cita pasa por donde siempre: en la Bombonera.

La importancia de reconvertir

noviembre 6, 2007
No sólo en el fútbol, sino también en la vida, en ocasiones debemos improvisar frente a los problemas. Mayoritariamente, aquellos que improvisan mejor, no sin la alianza de la suerte, obtienen mejores resultados. Quizá esta capacidad, entre otros aspectos, distingue a un buen entrenador de un genio.

Hablemos de Alex Ferguson. El Manchester United, con la multimillonaria inversión este verano para reforzarse de medio campo hacia arriba, apostó por no fichar a ningún defensa. Tan sólo Hargreaves, que tampoco se caracteriza por sus labores destructivas, daba algo de aire fresco desde la medular a una intocable zaga defensiva. Así, con Carrick, Scholes, Hargreaves y Fletcher, Ferguson arrancaba la temporada con buenas alternativas en el doble pivote. Sin embargo, el técnico escocés nos ha sorprendido en las últimas semanas con la reconversión que ha ejercido sobre Anderson.

El brasileño llegó este verano a Old Trafford después de dos temporadas en el Oporto ocupando la posición de enganche. En el Do Dragao, el ex del Gremio de Porto Alegre desplegaba toda su creatividad en los últimos metros canalizando la mayor parte del juego ofensivo de su equipo. Pero en los red devils, empezando por un sistema que apuesta por los flancos y ensanchar el terreno de juego, los especialistas auguraban problemas para Anderson.

Tras superar su lesión y entrando cada vez más en juego, Ferguson lo ha situado en el doble pivote. El brasileño se ha adaptado a una velocidad de vértigo a su nueva posición. El sábado, ante medio mundo, demostró que también sabe jugar como organizador, sin contener el balón en sus botas y mover el equipo con velocidad. A su vez, en ningún momento rehuyó del choque e incluso tuvo alguna enganchada con Cesc.

Ferguson sabe de primera mano que el brasileño atesora más creatividad que el resto de centrocampistas del equipo y además da más salida de balón. Paralelamente, a pesar de su físico, Anderson está haciendo alarde de su capacidad defensiva con gran implicación. El entrenador escocés y Queiroz confían en que se amolde a la medular progresivamente.